domingo, 17 de octubre de 2021

Giant carnivorous birds of the Pleistocene period discovered in Argentina.

 

A team of Argentine researchers reported in the Journal of Vertebrate Paleontology the discovery in central Argentina of the last teratornithids, giant carnivorous flying birds that inhabited South America during the late Pleistocene, as one of the investigators told Efe this Saturday.

Teratornithids were giant flying birds with scavenging and predatory habits that inhabited the American continent for almost 25 million years, until their extinction about 12,000 years ago, explained Marcos Cenizo, a researcher at the Félix de Azara Natural History Foundation.

Teratornithids are believed to have originated in South America, as their oldest remains were found in deposits between 25 and 5 million years old located in Brazil and Argentina, Cenizo said.

After that period of time, teratornithids disappeared from the South American fossil record, but became abundant and diverse in North America until their extinction at the end of the Pleistocene, some 12,000 years ago, he added.

The team of Argentine researchers -belonging to the Azara Foundation, the CICYTTP-CONICET Diamante, the Faculty of Science and Technology-UADER, the Pachamama Municipal Museum of Natural Sciences and the INGEOSUR CONICET-UNS- reported the discovery of new teratornithids in the provinces Argentines from Buenos Aires and Santa Fe, revealing details about the late evolution of these birds in South America.

The late presence of these birds in South America had gone unnoticed, despite the fact that some materials were collected in the 1930s, because they were fragmentary and easily mistaken for condors, Cenizo said.

But, about ten years ago, researchers began to see that the material collected between 1930 and 1950 was not from condors, they identified another specimen found in the 1980s and found two new specimens of teratornithids.

The new specimens come from four fossiliferous localities in central Argentina that vary in age from the late Middle Pleistocene to the early Late Pleistocene, as detailed in the magazine.

According to Cenizo, the presence of these huge flying carnivorous birds in the late Pleistocene of the Argentine pampas further increases the known diversity of large scavengers, such as condors, jotes and caranchos, whose sustenance depended mainly on the remains of megamammals.

Some seven species of teratornithids have been recognized, according to the researchers, including Argentavis magnificens, the largest flying bird known to date, with an estimated weight of 70 kilograms and a wingspan of up to 7 meters, which was found in the 1970s in the Argentine province of La Pampa (center). EFE

© EFE 2021. The redistribution and redistribution of all or part of the contents of EFE’s services is expressly prohibited, without the prior and express consent of the EFE SA Agency.


Dia del Fosil. “Algunas joyitas paleontológicas en el Museo de Ciencias Naturales de Miramar”.


En 2017, la “International Palaeontological Association” (IPA) estableció el Día Internacional del Fósil, que se desarrolla cada 16 de octubre. Para conmemorar el Día Internacional del Fósil, les mostramos algunas “joyitas” paleontológicas conservadas en las colecciones científicas del Museo de Ciencias Naturales de Miramar. La finalidad que se persigue es crear conciencia sobre el valor testimonial de los restos y huellas del pasado de la vida en la Tierra, que denominamos fósiles.

sábado, 2 de octubre de 2021

Una nueva especie honenajea a Adrian Giacchino.

 



🦎Tika giacchinoi, una nueva especie de esfenodonte del Cretácico, de unos 95 millones de años, cuya especie fue bautizada en honor a Adrián Giacchino, presidente de la Fundación de Historia Natural Felix de Azara, y cofundador del Museo de Ciencias Naturales de Miramar.  🤠 Felicitaciones Adrián por este reconocimiento y a los investigadores que presentaron el hallazgo y el estudio ⛏🔎🔬. Un orgullo!!!!. Les dejamos el link informativo https://noticiasdepaleontologia.blogspot.com/2021/09/tika-giacchinoi-una-nueva-especie-de.html

Trabajos de preparacion de materiales en la coleccion de vertebrados del Museo.

 






Preparación de un esqueleto de un Albatros Real (Diomedea epomophora) con la técnica de maceración bacteriana en agua. El ejemplar fue encontrado muerto en la playa, y llevado al Museo de Ciencias Naturales de Miramar, por el señor Gonzalo Auriti-Primavera, colaborador de nuestra institución. Muchos de los visitantes de nuestro museo, no saben que más allá de la exhibicion, se resguardan en las colecciones científicas miles de piezas, entre ellos, las colecciones osteológicas ornitológicas (aves), que están a disposición de los investigadores de nuestro país o del extranjero que la soliciten. 

Nuevo Aniversario del Museo.

 

Feliz 133 años Miramar!!!! y 2º Aniversario de la inauguración del Museo de Ciencias Naturales de Miramar. Gracias a todos aquellos que lo hicieron posible. 

https://museodecienciasnaturalesdemiramar.blogspot.com/2019/09/se-inauguro-el-nuevo-museo-de-ciencias.html

Un chaja en las playas centricas de Miramar.

 




En la tarde y noche de ayer, visito las playas del centro de Miramar un ejemplar de Chajá (Chauna torquata). Se dejó fotografiar y no fue molestado por las decenas de personas que disfrutaban de una jornada soleada y buena temperatura.

El Chajá es natural de América del Sur. Habita en tierras bajas a poca elevación. Normalmente se mantiene en lugares cerca de los depósitos de agua dulce; así como las marismas y a la orilla de los lagos y lagunas. Frecuenta los pastizales.

Se les ve en parejas y en ocasiones en grupos hasta de cien de ellos. El macho y la hembra son de aspecto similar. Puede nadar como lo hacen los patos, aunque el Chajá prefiere caminar sobre la vegetación acuática sin mojarse mucho.

Debajo de la piel, en todo el cuerpo, tiene espacios vacíos. Le llaman cavidades de aire. Éstas le sirven para flotar en el agua y amortiguar los golpes. Lo cual tiene mucho sentido en otras aves, como el Pelícano Pardo, pero no tanto en el Chajá. Si nos fijamos en las patas veremos lo ancha que son, esto es debido a las cavidades. También justifican el poco peso en un ave tan grande.

Un adulto pesa de 3 a 4 Kg. De longitud mide unos 85 cm. La cuarta imagen corresponde a ecoregistros.

Aves de Centinela del Mar y alrededores (partidos de General Alvarado y Lobería, provincia de Buenos Aires.

 

Ya se encuentra disponible esta pequeña guía de campo bilingüe (español – inglés) para la identificación de las 144 aves más frecuentes en Centinela del Mar y alrededores.

Creada por el Proyecto Reserva Natural Centinela del Mar junto con el Coa Lobería, el Proyecto Costas Bonaerenses, y el Museo de Ciencias Naturales de Miramar, este material ofrece un primer paso para comenzar a valorar la biodiversidad de esta futura área protegida, estimular su desarrollo ecoturístico e incrementar la información biológica local a traves de las plataformas de ciencia ciudadana EcoRegistros, eBird Argentina e iNaturalist.org.

Agradecemos el auspicio de Fundación Azara, Aves Argentinas y la Municipalidad de General Alvarado.

Preparacion de un femur de perezoso gigante en el Museo.

 








Material preparado hace unos años. Se trata de un fémur de Mylodontidae, un perezoso gigante extinto. La pieza, se encontraba en más de 100 fragmentos, debido a que, al perder la humedad y extraerle el sedimento, las fracturas naturales cedieron. 

Se pegó una por una, se le completo los faltantes con yeso, y se lo preparo químicamente para su preservación. Este material, forma parte de la colección paleontológica del Museo de Ciencias Naturales de Miramar. En las imágenes se pueden ver los trabajos realizados en 2017 y el resultado de cómo se encuentra hoy guardado. 

 Es otro ejemplo del tiempo que lleva cada material en ser acondicionado, tanto para colección, estudio o exhibición.

domingo, 5 de septiembre de 2021

Descubren fósiles de aves carroñeras más grandes que los cóndores cerca de Centinela del Mar y en otros lugares.



Los teratornos fueron aves voladoras gigantescas de hábitos carroñeros y predadores que habitaron el continente americano durante casi 25 millones de años hasta su extinción hace unos 12 mil años. Sus restos fueron encontrados en Santa Fe, Pehuen Co y en las inmediaciones de Miramar.

Se han reconocido unas siete especies de teratornos, entre ellos Argentavis magnificens, hallado en la década de 1970 en La Pampa. Con un peso estimado en 70 kilogramos y una envergadura alar de hasta 7 metros. Argentavis es el ave voladora de mayor tamaño conocida hasta el momento.

 Los primeros restos de teratornos fueron descubiertos en 1909 en los célebres pozos asfálticos de Rancho La Brea, California. Allí se recuperaron centenares de ejemplares pertenecientes a la especie que da nombre a esta familia de aves extintas: Teratornis merriami (“ave monstruosa de Merriam”, como refiere su nombre científico). A pesar de que se conocen restos de estas aves desde hace más de un siglo, sus vinculaciones con otras aves permanecen aún inciertas, postulándose relaciones con los cóndores, los pelícanos y las cigüeñas.

 “Se cree que los teratornítidos se originaron en América del Sur ya que sus restos más antiguos fueron hallados en yacimientos con edades de entre 25 y 5 millones de años ubicados en Brasil y Argentina. Luego de este periodo de tiempo los teratornos desaparecen del registro fósil sudamericano, pero se vuelven notablemente abundantes y diversos en América del Norte hasta su extinción al final del Pleistoceno, unos 12 mil años atrás. La ausencia de estas gigantescas aves durante los últimos 5 millones en América del Sur de años, era hasta el momento un misterio”, señala Marcos Cenizo, de la Fundación de Historia Natural Felix de Azara.

Recientemente un equipo de investigadores argentinos comunicó en la revista Journal of Vertebrate Paleontology el hallazgo de nuevos teratornos en las provincias argentinas de Buenos Aires y Santa Fe, revelando detalles acerca de la evolución tardía de estas aves en América del Sur.

Los investigadores pertenecientes a la Fundación Azara, el CICYTTP-CONICET Diamante, la Facultad de Ciencia y Tecnología-UADER y el Museo Municipal de Ciencias Naturales Pachamama, señalaron las fuentes: “Su presencia había pasado inadvertida por muchos años, algunos materiales fueron colectados en la década del 30, en parte porque se trataba de ejemplares muy fragmentarios y fácilmente confundibles con cóndores… pero hace unos 10 años comenzamos a ver que no se trataba de cóndores, por suerte pudimos hallar nuevos y más completos especímenes confirmando que en realidad eran teratornítidos.”

 “El primer ejemplar que identificamos había sido hallado en los 80 en Playa del Barco, un yacimiento próximo a Pehuén Có. Luego el equipo halló dos nuevos restos, uno dentro de la proyectada Reserva Natural Centinela del Mar, próxima a Mar del Sud y Miramar, que en los próximos meses inaugurada la Estación Científica en esta localidad; y el otro en el río Salado de Santa Fe, cerca de Manucho. Se adicionó un ejemplar más, reportado previamente como un cóndor, que fuera colectado entre 1930 y 1950, también en esta última provincia.”

 “El estudio comparativo de los restos sugiere que podría tratarse de una nueva especie afín al norteamericano Teratornis merriami, sin embargo, su confirmación requiere de restos más completos. Por otra parte, el análisis de la diversidad y cronología de las comunidades de aves carroñeras y predadoras de ambas Américas parece indicar que los teratornítidos se extinguieron varios miles de años antes en Sudamérica, mientras en Norteamérica llegaron a convivir con los primeros grupos humanos hasta unos 12 u 11 mil años atrás.”  

"Por su tamaño estas aves ocuparon lugares significativos en las redes tróficas del Pleistoceno en América del Sur, siendo de gran relevancia a la hora de comprender como funcionaron los ecosistemas pasados y de este modo interpretar con mayor profundad el funcionamiento de los actuales. Los ecosistemas son procesos históricos por lo que debemos ahondar también en el pasado para comprender su origen, desarrollo y estructura actual.”

En el estudio de estos materiales, participaron los investigadores Marcos Cenizo, Jorge Noriega, Raúl Vezzosi, Daniel Tassara, Rodrigo Tomassini, integrantes de las instituciones ya citadas.

El estudio esta disponible como; First Pleistocene South American Teratornithidae (Aves): New Insights into the Late Evolutionary History of Teratorns. Journal of Vertebrate Paleontology.

https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/02724634.2021.1927064


 

miércoles, 25 de agosto de 2021

Vacaciones de Invierno en Miramar.




 Imágenes de las visitas guiadas grupales y con protocolos sanitarios en el Museo de Ciencias Naturales de Miramar, organizadas en las vacaciones de invierno.