Museo de Ciencias Naturales de Miramar

Museo de Ciencias Naturales de Miramar

miércoles, 18 de noviembre de 2020

Nuestro Paedotherium en una reconocida publicación de divulgación científica platense.

 



Unos meses atrás, les comentábamos la presencia de material paleontológico del Museo de Ciencias Naturales de Miramar en el libro “Hace Tiempo”  del Smithsonian Institute de Estados Unidos.

Ahora les mostramos otro fósil de nuestro museo que aparece en el libro de “Caminando con Gliptodontes y Tigres Dientes de Sable” es una guía didáctica para comprender la evolución de la vida en la Tierra, realizado por los investigadores platenses para acercar las ciencias naturales a las escuelas, bibliotecas y museos.

En este caso, se trata del fósil de Paedotherium, hallado en 1996 por Mariano Magnussen, dentro de una crotovina o madriguera prehistórica, donde gran parte del esqueleto de este animal quedo preservado desde hace algo más de 3 millones de años durante el Plioceno local.

 El Paedotherium fue el representante más pequeño de un grupo muy abundante. Sus dimensiones y aspecto en vida recuerdan a la liebre patagonica o mara (Dolichotis australis). Su cráneo era corto y robusto con una cierta semejanza a los de un roedor e incisivos muy prominentes de crecimiento continuo y cincelados pero cortos, ausencia de caninos, premolares y molares alargados, bilobulados y en número de seis en cada mitad del maxilar y mandibular.

Presenta orbitas grandes señalando posibles hábitos crepusculares o nocturnos, y aparato auditivo muy desarrollado, lo que permite inferir posibles hábitos terrestres y subterráneos. Miembros delanteros digitígrados, mientras los posteriores son mas lagos y plantígrados.

Se alimentaban de vegetales duros y es muy probable que vivieran en madrigueras, las cuales excavaban ellos mismos. Fue una especie muy exitosa que vivió desde el Mioceno hasta el Pleistoceno inferior. Su extinción está asociada a cambios ambientales que afectaron dramáticamente su población. Es una de las especies de notoungulados mejor conocidas en la región pampeana por la abundancia de sus fósiles.

Mas info en https://www.caminando.unlp.edu.ar/


lunes, 16 de noviembre de 2020

Huellas de grandes felinos del Pleistoceno o Edad del Hielo.


En este caso comparamos las icnitas atribuidas a Panthea leo spelaea (León prehistórico), en el Pleistoceno de Alemania (imagen tomada de nuestro amigo Dick Mol) recuperada en Bottrop-Welheim, Alemania. A la derecha, las huellas fósiles de 19 cm diámetro de Felipeda miramarensis (Smilodon), recuperadas en el Pleistoceno de Miramar, únicas en el mundo, y resguardadas en el Museo de Ciencias Naturales de nuestra ciudad.

Más info en http://www.museodemiramar.com.ar/museodemiramar/naturales/felipeda%20miramarensis.htm 

viernes, 13 de noviembre de 2020

Notiomastodon platensis, un proboscídeo sudamericano extinto hallado en Miramar.

 


Elefantes en Miramar!!!, si aunque parezca extraño, hace unos 20 mil años antes del presente, enormes elefantes deambulaban por la región pampeana.

Era un megamamifero que emigro desde el norte en "El gran cambio biótico Americano", encontrando en América del sur un nuevo lugar para expandirse. Fue un Proboscideo (que posee trompa) al igual que el extinto Mamut y el actual elefante. Era herbívoro y llegaron a tener una masa corporal de 3,5 toneladas y unos 4 metros de altura.

Habitaron lugares abiertos y pantanosos, donde sus huesos se iban incorporando al sedimento a medida que morían. Los hallazgos de restos fósiles de antiguos elefantes son algo escasos. Se han protagonizado descubrimientos muy notables, como los realizados por Carlos Ameghino en 1913 y luego Kraglievich y compañía en 1928 en nuestra zona, y más recientemente por parte del personal del Museo de Ciencias Naturales de Miramar.

La recreación es del paleoartista Miguel Ángel Lugo. En la sala del Gran Intercambio Biótico Americano, del Museo de Ciencias Naturales de Miramar.

Más info en http://www.museodemiramar.com.ar/museodemiramar/naturales/paleontologia%202.htm 


miércoles, 11 de noviembre de 2020

Nos visitó un extraño lagarto con forma de serpiente.

 



En el medio día de ayer, Martes 10 de Noviembre,  nos visitó en la rampa de ingreso al Museo de Ciencias Naturales de Miramar, un extraño lagarto con forma de serpiente, el cual liberamos minutos después en una zona segura (para el lagarto) luego de algunas fotografías de registro.  Es una especie muy común en nuestra zona, inofensiva, de la cual, hay registros paleontológicos en la región.

El lagarto o  falsa viborita de cristal (Ophiodes vertebralis) es una especie de lagarto, con un curioso ejemplo de convergencia adaptativa con las serpientes, pero sin serlo, y que posee el vestigio de pequeñas patas traseras. Este saurio ápodo habita en el centro-este del Cono Sur de América del Sur, y normalmente se lo confunde con una serpiente.

son una familia de reptiles lacertilios caracterizados por la atrofia de las patas, a pesar de que no están directamente emparentados con las serpientes ni las anfisbenas.

Ophiodes vertebralis se distribuye en el estado de Río Grande del Sur en el sur de Brasil, Uruguay y el centro de la Argentina, desde Santiago del Estero hasta el sur de la provincia de Buenos Aires.

No obstante, al no poseer patas, logran desplazarse rápidamente entre la vegetación herbácea donde viven: pastizales abiertos, mayormente próximos a ambientes acuáticos, en lomas asoleadas cubiertas de pasto corto, médanos fijados con pastizales ralos, en sierras, en biotopos rocosos, entre o bajo piedras o troncos apoyadas en tierra.

Es un saurio diurno y de dieta insectívora, alimentándose de insectos y arañas. Es predado por el zorro gris, lechucitas de las vizcacheras, caranchos, chimangos, etc. No es peligroso para el hombre, aunque si es capturado intenta morder los dedos para liberarse.

Ophiodes vertebralis es un lagarto pequeño, con un cuerpo fusiforme de 20 a 35 centímetros. Este saurio no cuenta con patas delanteras, mientras que las traseras están reducidas a aletas. Si bien esta especie por su apariencia externa suele ser confundida con un ofidio, se diferencia de estos últimos porque tiene la capacidad de desprender la cola.


Ingreso a la sala del Gran intercambio Biótico Americano.


 Ingreso a la sala del Gran intercambio Biótico Americano.

Más info en http://www.museodemiramar.com.ar/museodemiramar/naturales/paleontologia%202.htm